Grupo NeXus

Un día despertaremos y nos levantaremos…

Maritza Schwarten y Frida Kahlo

Posted by gruponexus en septiembre 13, 2010



Por Maritza Schwarten.

Cuando cada persona se refiere al alma, habla de ésta como si fuera suya. Esta forma de expresarse es muy humana y normal, pero en realidad es lo contrario: el alma no nos pertenece, nosotros pertenecemos a ella, somos parte de ella y el alma siempre es más que la suma de sus partes, mejor dicho de todos nosotros, de todo lo que se manifiesta a través del tiempo, espacio y dimensión. El alma es esa fina energía que trasciende la materia y la hace infinita, multidimensional, universal.

En alemán hay un término, que se ha hecho conocido por un autor, cuyo nombre no recuerdo, y es el de “Seelenlandschaften”, o sea “los paisajes del alma”. Con respecto al espacio el alma forma paisajes fractalizados. Por ejemplo y de acuerdo a la mitología Maya, una parte de estos espacios es Xibalbá, el inframundo, que tienen su manifestación física fractalizada en las cavernas de la peninsula de Yucatán. Su contraparte, completo o representación cósmica sería en la Nebulosa de Orión.

Diego Rivera, el pintor mexicano y esposo de Frida Kahlo pintó estos “paisajes del alma” en su cuadro “Las Mansiones de Xibalba”.

Frida y yo y otros seres aparecidos en este nivel de la tercera dimensión, que estamos muy emparentados en cuanto a espacio y tiempo, venimos de arriba, de supramundos y al mismo tiempo de abajo, de inframundos. Así habitamos y nos manifestamos en el mismo paisaje del alma. En el caso de Frida y mi persona se podría decir que habitamos la misma casa, la misma mansion del alma. Cada una de nosotras tiene su espíritu, su Animus (latín) y su propia historia, pero la energía del Anima (en latín para alma), es la misma en ambas. Fridita y yo formamos un fractal y así utilizamos una ventana dimensional dentro de este fractal para comunicarnos a este nivel de conciencia.



(Video sobre la unión metafísica entre Frida, la Señora de Cao, una antigua gobernante del Perú, y mi Maritza Schwarten)

En este video sobre mi profunda conexión con Frida, muestro algunos ejemplos de similitudes entre ella y yo. Todas éstas han sido manifestaciones y revelaciones del alma universal, que intenta, digamos así, reconocerse a sí misma en este nivel de la tercera dimensión, o sea hacerse conciente de si misma y de su eternidad, manifestándose.

Todo esto no me pasa solamente a mí, sino a cada uno de nosotros. Todo lo que nos pasa, tiene su reflexión en el tiempo, en el espacio, en otros niveles de la tercera dimensión y en otros mundos. La realidad está fractalizando a cada instante. Si nos pasa algo a nosotros o a nuestros allegados, esto está ocurriendo al mismo tiempo en muchos niveles de conciencia y en mundos paralelos.

Lo más importante en este estado de conciencia de éstas reflexiones, sincronizaciones, conocimientos y reconocimientos, es lo práctico. Así como el alma necesita la materia para manifestarse, la materia necesita al alma universal para trascender. ¿De qué serviría concientizarse de cosas metafísicas, sin darle una expresion, un sentido a nivel cotidiano? En lo personal puede servir para elevarse a los supramundos nirvánicos, mientras el cuerpo separado del alma universal vegeta en la psiquiatría, o en otro sistema social destructivo, que quita constantemente materia y energia en forma codiciosa. También se puede aprovechar la progresiva concientización metafísica para alimentar al propio ego y quitarle a las otras personas materia y energía de forma también codiciosa. Todo esto impediría que la materia trascendiera y significaría que la persona todavía está bastante lejos de su concientización, y que ella todavía no ha sentido de corazón su propia universalidad.



(Frida, la Señora del Mundo Azul)

Un ejemplo de lo expuesto en el párrafo anterior sería el hacerse consciente  que todo lo que pensamos diariamente tiene su reflexión a muchos niveles de conciencia y se multiplica. Por lo mismo debemos ser muy cuidadosos con nuestros pensamientos, pues éstos crean, generan, cambian algo. Nosotros somos creadores divinos de nuestra propia realidad cotidiana. Otro ejemplo para poner en práctica nuestra concientización es el utilizar otras encarnaciones o el anciano sabio, la anciana sabia, que somos nosotros mismos en el futuro de la presente encarnación y que ya mora dentro de nosotros mismos, para que ayude al infante muchas veces triste y herido del pasado, que también mora en nosotros.

En el caso de Frida y de mi persona es así que su espíritu me ayuda a curar heridas mentales y enfermedades físicas, que se manifiestan como expresion de muchas vidas anteriores. Todo esto está en proceso y requiere tiempo, que el alma en su eternidad se toma para su propia reflexión luminosa. Por eso hay que tener paciencia y siempre recordar que no estamos solos, ni desamparados.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: