Grupo NeXus

Un día despertaremos y nos levantaremos…

El camino del Guerrero

Posted by gruponexus en septiembre 26, 2006

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La visión europea de los pueblos de Mesoamérica está adulterada por la propaganda española acerca de sus sacrificios humanos que constituyen, sin embargo, una rémora común a casi todas las culturas del planeta. Es cómodo para los herederos de los conquistadores (a uno y al otro lado del atlántico) que ese estererotipo sangriento se mantenga, pese a sus exageraciones y falsedades. Ensimismados una buena parte de los nativos de Mesoamérica, cerrados y casi impermeabilizados a la cultura invasora durante quinientos años, son muchos los que han creído que el aliento creador de estos pueblos estaba tan muerto como los misteriosos restos arqueológicos que nos legaron sus antepasados…

A la sabiduría por el corazón Por Constanza Ruiz:

Pero gracias a sus singulares encuentros de lo mejor de los dos mundos (el de los conquistadores y los conquistados) hemos podido conocer la existencia de un camino de superación personal, transmitido a distintos pueblos precolombinos actuales desde una hasta hace poco desconocida tradición oral de origen olmeca, que nada tiene que ver con el aniquilador concepto de culpa que pesa sobre la conciencia europea desde hace dos milenios. Las coordenadas de ese “camino con corazón” tal y como lo ha revelado el indio yaqui Don Juan a Carlos Castaneda (“Las enseñanzas de Don Juan”, Fondo de Cultura Económica, México) han abierto los ojos de muchos jóvenes occidentales a mundos experenciales liberadores que son, de algún modo, paralelos, pero muy diferentes, a los ensayados por los buscadores hindúes en el laberinto interno del ser humano. “Para ser hombre de conocimiento (enseña el indio Yaqui Don Juan al antropólogo Carlos Castaneda) hay que luchar contra los principales enemigos del guerrero que aspira a la sabiduría: el miedo , la claridad, el poder y la vejez”. Quien ande en esa lucha desarrollará su percepción, alcanzará la impecabilidad y conocerá cuales son los “caminos con corazón” que tiene que seguir. El miedo es la primera prueba a superar. Si su oponente se deja atrapar en sus redes, jamás podrá continuar por la senda de lo maravilloso. Pero si logra vencerlo habrá otro adalid con el que deberá cruzar sus armas: la claridad. La ilusión creada por su fulgor presenta una sola perspectiva, manteniendo en la sombra otras que, sin embargo, no ocultas son menos vivas. Ganado éste último combate, el guerrero debe continuar su avance. Y aparece el poder. Sus fintas y laberintos pueden transformar entonces al luchador que le resiste en un ser cruel, caprichoso y despiadado.

Sólo gracias a su voluntad, a bien templada, y a su afinado intento, logrará descender de la cima de la omnipotencia. Un homenaje a la vida La victoria sobre sí mismo lo conduce hasta los confines de su último enemigo: la vejez. El asalto de la propia degeneración física reviste caracteres especialmente peligrosos.

Situada en la antesala de la muerte, y tal vez por este motivo, la entrega al enemigo puede producirse a una velocidad vertiginosa. Pero es en estos precisos momentos cuando en el guerrero puede producirse el prodigio. El homenaje a la vida, que constituye el vivirla intensamente, puede catapultarlo a la transformación anhelada: convertirse en un auténtico hombre de conocimiento. Un hombre asustado, afima Don Juan, es un hombre vencido. Pero una vez ha conquistado el miedo se verá libre de él el resto de su vida”. Conquista entonces la claridad de la mente, que dispersa el miedo, pero también ciega.

El guerrero debe entonces desafiar también a la claridad, hasta que comprenda que era sólo “un punto delante de sus ojos”. La misma actitud de lucha interna hará que poder y vejez dejen de interponerse en su camino con corazón. No hay detrás de estas aseveraciones ningún corpus dogmático o doctrinal, sino un cúmulo de experiencias personales transmitidas de generación en generación, y eso es lo que las hace particularmente atractivas para el desorientado hombre contemporáneo que busque una paz, un equilibrio y una armonía no vicarias de ninguna creencia organizada, sino basadas en la propia libertad. Se trata, en suma, de un regalo más, pero no de los menos importantes, que la América precolombina ha hecho al mundo.

Fuente: “Misterios de la Aqueología” nº5 , – Lincro S.A.- editores Abril 2000

Más información: toltecayotl.org

Desgárgate el libro “Las enseñanzas de Don Juan” aquí: Amazon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: